EL CUERPO. NUESTRA HERRAMIENTA MÁGICA

 

MADRETIERRADEPARTO

MUJER TIERRA, CUERPO, MATERIA

Hoy estoy cumpliendo 43 años de edad. Es mi cumpleaños. Estoy creciendo, convirtiendome en una mujer adulta, mayor, más sabia, con más conocimiento y conciencia. Hoy me doy cuenta de mis cambios psiquicos, fisicos, emocionales y espirituales. Hoy me siento en mi cuerpo como hace muchos años no me sentía. Por eso quiero hablar del cuerpo y de su importancia. Según la medicina tradicional china mi elemento predominante es la Tierra. Quisiera comparar el cuerpo y la tierra como la misma unidad de la materia.

 

La mayoría de las religiones consideran al cuerpo como un equivalente de la mujer y la tierra. Acercarse cada vez más al cuerpo. Eso está constantemente anulado por la mente y envenenado por un sinfín de productos químicos tóxicos. Cuando nos dejamos llevar por nuestras capacidades corporales, entonces el cuerpo se muestra asombrosamente exacto a la hora de determinar lo que necesita y cómo conseguirlo.

Hay también una atadura del ego al cuerpo. Nuestros organismos no son más que células del cuerpo de la tierra, sentimos y respondemos del mismo modo a las experiencias que ella registra en su propio cuerpo al igual que los planetas influyen en la tierra y por tanto en nosotros mimos. Sentir en armonía el cuerpo de la tierra con nuestros cuerpos, y percibir lo que ella percibe, puede ser una forma de éxtasis. El éxtasis es una respuesta física del cuerpo, es una energía que traspasa el organismo entero, dejando sensaciones orgásmicas localizadas ó generalizadas.

Las chamanas y sacerdotisas aparecen a menudo esculpidas desnudas y exhiben un cuerpo abiertamente sexual: cantan, danzan para atraer la música, paren, curan, tocan instrumentos, tejen, siembran…

La inteligencia de nuestro cuerpo es milagrosa. Nuestro cerebro reptiliano, el que responde instintivamente, donde se instaura la intuición, representa para la ciencia la más baja y primitiva forma de inteligencia. Por haber empezado a devastar el planeta durante los últimos cincuenta años mediante la emisión de polución a la atmósfera y haber envenenado regularmente nuestro cuerpo con toda clase de sustancias tóxicas, estamos experimentando la otra cara del éxtasis, la enfermedad y la muerte. Al habernos distanciado de la vida natural, nos cuesta comprender que lo que hacemos al cuerpo del planeta nos lo hacemos a nosotros mimos. Es el cerebro reptiliano ó instintivo el encargado de suministrarnos esta información, pero hemos reprimido sus señales.

El cuerpo conoce, entiende y nos revela el misterio. Establece lazos de comunicación con lo desconocido, lo invisible y las fuerzas intuitivas del planeta. En épocas remotas, el cuerpo femenino servía de mediador entre el cielo y la tierra (información racional y no racional) a través del uso de calendarios menstruales y de sistemas de observación astronomica y astrologica.

Las serpientes han sido conocidas siempre por su sensibilidad a los campos magnéticos de la tierra y a los cambios irregulares que se producen en ella. La serpiente está vinculada a la creación y a la salud desde tiempos remotos. En la India, la serpiente es la diosa Kundalini, la que se “eleva” mediante los chacras y trae la salud, la lucidez y el conocimiento a los practicantes de yoga. La serpiente puede ser considerada el tótem de la mujer. La serpiente que ha sido demonizada junto con la diosa de la oscuridad, es el antiguo tótem femenino y tiene poderes curativos. La serpiente que está en contacto con la tierra, como nuestra columna lo está con nuestro cuerpo, como la conexión del cielo y la tierra, el canal. Como Kundalini, la Serpiente Femenina, se asemeja a la arcaica serpiente-madre Egipcia, de la cual se dice que creó al mundo. Se dice de Kundalini que al comienzo del universo, se comenzó a desenrollar en “un movimiento de espiral lineal, el cual es el movimiento de la creación”.

Nuestra torpeza para sentir conscientemente y contestar a las energías planetarias y a los fluidos de la tierra no es precisamente un signo de “progreso” sino la triste constatación de nuestro reciente distanciamiento de la vida misma. Cada vez estoy notando y viviendo esto. Hoy al cumplir 43 años, intento volver al encuentro con mi vida a través de esto que escribo aquí.

 

 

3 comentarios en “EL CUERPO. NUESTRA HERRAMIENTA MÁGICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s