LA POLARIDAD Y LA DIOSA. RECONOCERNOS

Creo que es momento de invocar a las diosas.

Los tibetanos tienen una interesante leyenda sobre la antigua “diablesa” que vive en la tierra. Como los aborígenes australianos respecto a la serpiente arco iris, los tibetanos no sólo creen que la diablesa creó la tierra sino que es la tierra misma. Se trata de la diosa Dakini Negra tibetana, la diosa de la oscuridad.

Hoy en el grupo NO SOY MADRE se ha mencionado a Kali como parte importante para nosotras. La diosa que promueve la destrucción como parte primordial del amor. Kali representa el ciclo de vida que ha estado y seguirá, ciclo natural y constante. Vida, muerte, renacimiento y vida. Al hablar de la maternidad, de nuestras propias madres y de lo que de ellas tenemos nosotras ha salido esta figura de la que quiero escribir aquí.

220px-Kali_by_Raja_Ravi_Varma

La diosa Kali es una gran y poderosa Diosa Madre negra de la tierra, capaz de una terrible destrucción, y representa a la más poderosa forma de las fuerzas femeninas en el Universo. Adorar a la Diosa Kali es, a la larga, un intento de apaciguarla y evitar su ira. La Diosa Kali constantemente bebe sangre, y es así que es llamada la Señora de los Vampiros. Los Vampiros de nuestra clase no beben sangre, pero absorben Fuerza Vital (aliento) desde los humanos día y noche. Ella tiene una insaciable sed de sangre. Como señora de la sangre, gobierna sobre los misterios de la vida y la muerte. Kali dirige sus actos sangrientos a la protección del bien. Puede dejarse llevar por sus espantosos actos, pero no es mala. Las energías destructivas de Kali, en el nivel más superior, son vistas como un vehículo de salvación y transformación última.

Kali no siempre es pensada como una Diosa Oscura; en vez de ello, también es referida como una gran y amante Diosa Madre primordial en la tradición hindú tántrica. En este aspecto, como Diosa Madre, es llamada Kali Ma, significando Madre Kali, y millones de hindúes la reverencian como tal.

Kali, en un aspecto, es la madre de todos nosotros. De acuerdo a la literatura devocional, es reverenciada como una diosa terrible y temible, pero también como una que debe ser aceptada y amada. Kali representa de una forma las torceduras en el sistema hindú del dharma. Un sistema que está basado sobre estructura y pureza, que ritualiza y prepara para las ocurrencias de la muerte y otro desorden. Pero aún hay cosas que son inesperadas, impuras y caóticas. Kali es la representación de lo que está fuera del orden. El caos debe existir en complemento del orden en la creación y mantención del balance del universo. El lado oscuro de lo divino existe en contraste con lo brillante y lo hermoso.

Ninguna deidad femenina encarna la dualidad de luz y oscuridad en una existencia complementaria tan bien como Kali. La Diosa Kali es la completa representación del Poder Universal. Es Madre, la Benigna; y Madre, la Terrible. Crea y nutre y mata y asesina.

No sólo es una imagen de lo Femenino, sin particular y especificamente de lo Maternal porque en una forma profunda, la vida y el nacimiento están siempre atados con la muerte y la destrucción. Ella puede mostrarnos cómo transformar radicalmente nuestras vidas al abrazar a nuestra propia oscuridad, en vez de temerle y huir de aquello que nos acecha. Llega un punto en el proceso cuando debes rendirte totalmente a sus poderes sanadores, y dejar que ella te deje nuevamente limpia, transformada, completa. Kali es la poderosa Diosa hindú que está a cargo de la oscuridad, la muerte y la regeneración. Mucha gente le teme por tener una apariencia tan maravillosa, pero los hindúes la aman y adoran como a su gran diosa, y ellos la ven como una manifestación de poder que es feroz y potente. Ella es shakti (energía femenina) encarnada, y la manifestación del poder primordial.

Shakti es la energía dinámica primordial sagrada que pulsa en todo el universo. Shakti es la personificación hindú de la energía femenina divina que anima a todos los seres vivos. Ella no es sólo un agente de la creación, también es un catalizador del cambio.  La diosa Shakti se conoce como la gran madre en el hinduismo, porque es sólo de su esencia que el universo es capaz de manifestar.

El reconocer todo eso en nosotras nos hace capaz de reconocer nuestra vida, crearla, destruirla y sentir la energía universal que nosotras llevamos.

 

 

 

Un comentario en “LA POLARIDAD Y LA DIOSA. RECONOCERNOS

  1. Carolina dijo:

    Darle luz a esta parte oscura de mi ser femenino, me ayuda a ser mas benevolente con mi naturaleza. Antes de interiorizar esto me he peleado y he renegado de tal existencia, ahora dándome cuenta de su sentido de ser, ya que la existencia del amor puro, la compasión,la creación…se hace posible porque cohexisten con la destrucción, la ira…Todos ellos necesarios de tener su lugar, y su debida aceptación, para encontrar la paz con uno mismo, mejor dicho, para que la paz y la armonia nos encuentre a nosotros…Gracias Emi por descubrirme a la diosa Kali. Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s